Piscina Vistas al mar Ascensor Parking

Algunas curiosidades sobre los vuelos en avión

16 dic 2019

Ahora viajar es cosa sencilla y una alternativa al alcance de la mano casi para todo el mundo, hacerlo en avión puede ser un poco más costoso pero es la forma rápida y segura para llegar a lugares alejados. Aún así, cuando viajas en avión entre diversos países podrías enfrentar situaciones que si no conoces te sorprenderían. Estas son algunas curiosidades a las que te expones viajando en avión

  1. Agua La calidad del agua no envasada en los aviones comerciales está sobre el tapete de las criticas de muchos. Se recomienda no pedir agua a menos que sea embotellada y así mismo se debe tener cuidado con bebidas como el café o té, elaboradas con agua. Nadie te podría asegurar que el agua del avión es dañina, pero tiene lógica que con los años los contenedores no mantenga las mismas características de salubridad.
  2. Capitán

    La autoridad máxima dentro de un avión es el capitán. No es de extrañar que ante una situación anormal sea la figura del capitán la que aparezca para entregar una solución. También están capacitados para efectuar matrimonios de emergencia. Por lo menos en vuelos de aerolíneas españolas, aunque hace años que no se vive esta situación.

  3. Sabor de la comida

    A 10.000 metros de altura la comida sabe diferente. La menor humedad de la cabina seca el conducto nasal y la menor presión atmosférica cambia el sentido del gusto. Por ello los cocineros preparan los platos con más sal y especias, para potenciar los sabores. ¿Eres hipertenso? Cuidado.

  4. Luces en cabina

    A diferencia de lo que se piensa, cuando la tripulación baja la luces del avión no lo hacen para que duermas mejor, si no para prepararte ante un eventual accidente y que estén los ojos preparados para guiarse en la oscuridad. También es cierto que existen azafatas que te invitarán a dormir para ponerte a tono con los cambios de horario y en especial cuando vuelas de oeste a este largas distancias.

  5. Abrir puerta

    La fuerza que deberías hacer para abrir una puerta de avión en pleno vuelo es inhumana. Es imposible que un pasajero pueda abrir esa puerta. La explicación está en uno de los principios básicos que permite a los viajeros volar por encima de los 10.000 metros sin daños en su salud: la presurización. Así que tranquilo, las películas tienden a confundirnos.

Nuestra intención no es asustarte, pero tampoco te recomendamos esperar el próximo catamaran entre New York y algún puerto europeo al estilo de la joven medioambientalista noruega Greta Thunberg, no. Pero si hay que ser precavido con lo básico como tarjetas de crédito que funcionen, seguro médico en origen con cobertura internacional, móviles con roaming y conocer los requisitos en destino al entrar especialmente a Asia y Oceanía.

Galería de imagenes

Vídeos